viernes, 18 de septiembre de 2009

Las presiones existenciales!


A menudo nos encontramos con problemas que tienden a cambiar nuestra vida por completo, nuestra personalidad junto con nuestra vida profesional se unen y todo es un caos, nos dicen que tenemos que dejar los incidentes de lado y trabajar como si nada pasará, pero ustedes saben que es un poco complicado llegar a este punto, máxime cuando crees las cosas no van como debieran y que lo que gira a tu alrededor no vale la pena.
Empezare contando la historia de Mikaela Siles, una chica de 24 años, estudiante Ingeniería Industrial, siempre ha sido destacada por sus altas calificaciones, empeño por sus metas, y caracterizada por ser una persona seria y reservada, su vida cambio hace un par de semanas al saber que estaba embarazada de un chico que conoció hace un mes en un bar de la cuidad, conmocionada por la noticia Mikaela llama al aquel chico, sin obtener respuesta alguna.
Ya Mikaela tiene 30 años, y su pequeña hija Aranza Siles, juega como nunca entre los peluches y sus barbies de última moda, aún es de una corta edad para comprender el porqué sus compañeras de juego cuentan con alguien llamado Papá y ella no, sin embargo pregunta casi a diario que significa esa linda palabra.
Después años transcurridos, Mikaela siente que fue la persona más egoísta del mundo en pensar solo en la emoción del momento y no en las repercusiones que esto podía traer, aún desconoce el paradero de aquel chico que conoció en el bar de la cuidad y apenas puede recordar su rostro.
Miles de chicas han pasado por una historia similar a la de Mikaela , hoy usted tiene la posibilidad de ejercer el cambio y no dejarse llevar por las presiones existenciales que día a día tenemos.
Marca la diferencia …. Solo tú eres capaz.

1 comentario:

Adriana dijo...

No cabe duda que diste en el punto de cientos de mujeres que hemos pasado por una situación similar y que al pasar los años nos vamos dando cuenta de que a pesar de todo las cosas cobran sentido, a pesar de los miles de problemas que esto trae los superamos con éxito y a pesar de las presiones sociales a las que nos enfrentamos todavía nos queda la esperanza de que nuestros hijos sean grandes mujeres y grandes hombres, y de que todo este esfuerzo sea recompensado algún día. Es difícil para una madre soltera, salir adelante en un mundo tan cegado por las apariencias por el que dirán pero no es imposible y se puede, talves no es lo que uno espera o quizá uno espera que la vida sea un cuento de hadas y cuando las cosas no salen así nos sentimos mal pero lo importante es esforzarse por salir adelante y creer en Dios, creer en uno a mis 34 años, madre soltera de un niño de 10 años le doy gracias a Dios porque nunca me abandonó y hoy por hoy soy una mujer profesional, que saqué adelante a mi hijo sola, bueno con ayuda de mi familia y muchos buenos amigos y aún tengo la esperanza de que la vida de mi hijo sea la mejor y seguiré luchando porke así sea.